Dicen que las tierras volcánicas tienen algo especial, que su mar, colores y gente son diferentes.

 

Mi bisabuela me contaba que de ahí sacaban la magia, gotita a gotita con paciencia, las noches de luna llena bajo el mar.

 

Nunca me lo creí del todo, sin embargo pasé la niñez batiendo mis propio record de respirar bajo el agua. Tal vez no me di cuenta que, en realidad, estaba buscando algo. Y tal vez, aquel fuera el escenario perfecto para el nacimiento de nuestra mágica marca, Agüita.

 

Inspirada en todas y cada una de las mujeres que han marcado nuestra vida, desde 1998 somos fieles a nuestro estilo.

 

Es importante saber que se esconde detrás de un producto, cuando compras un Aguita, estás potenciando el “made in Barcelona”, apoyando a los pequeños fabricantes locales de telas, hilos y elásticos. Apostando por la calidad y respetando 100% el medio ambiente.

 

Y lo más importante; estás comprando un producto original, creativo y exclusivo, aquel que invade de alegría y color todas las playas.

 

Gracias por formar parte de todo esto.

 

Me llamo Patricia, soy canaria. Comencé con Agüita con apenas 19 años, cuando salí de la isla y me mudé a Alemania para estudiar empresariales.

 

Viví en Alemania, Francia, Italia, Madrid, Barcelona,... trabajé en Mango, Tommy Hilfiger, PepeJeans y Esprit, hasta que en el 2005, una de mis personas favoritas del mundo, aquella que siempre me apoyó y motivó para que pariera mi propia marca, muere de un ataque al corazón, de repente.

 

Mi cuñado nos dejó sin avisar, atrapados durante meses en una profunda tristeza, apego y enfado, del que nos costó a todos salir, pero fué el empujón que hizo que me prometiera que Agüita dejaría de ser un sueño, para pasar a un proyecto, y acabar en mi una realidad; mi sueño hecho realidad. 

 

Trabajé duro, sola, pero con muchas ganas. Se lo debía. Siempre aposté por la originalidad, por ser fiel a mi propio estilo, y por la calidad, los productos locales, la economía ética y sostenible, la opción ecológica, el Made in Spain, a mano, con amor.

 

Aposté siempre por los proyectos sociales, por apoyarlos con parte de los beneficios que iba consiguiendo, aunque no me diera nunca ni para mi propio sueldo.

 

Reuní a equipos para limpiar playas, donaba parte de las ganancias a centros que trabajaban con niños y abrí un equipo deportivo femenino con un bonito Lifestyle, cuya idea era apoyar a las mujeres potentes que lo componían, y que competían en diferentes deportes o resaltaban por sus actitudes diferentes y positivas. 

 

Y después llegaron las redes sociales, complicándome y facilitándome mucho la vida. Conseguí llegar a miles de personas de todo el mundo, pero también a muchas marcas.

 

Al principio todo fué montaña rusa, alegría incontrolable al ver a los rincones que llegaba Agüita y cuanta gente me hacía llegar un Feedback tan positivo… y enfado por ver como cada día alguna marca nueva se adueñaba de mis ideas, patrones, diseños, estilo…  

 

Hoy en día me lo tomo como un piropo, me alegra pensar que inspiro, y me motiva darme cuenta, de que si me copian, es que lo estoy haciendo bien. Decidí ver esa falta de creatividad como una oportunidad, y ahora también me ofrezco como diseñadora freelance para otras marcas. 

 

Soy autónoma, madre de Nil y Zoe de 7 y 2 años, que me acompañan y juegan gran parte de su tiempo entre hilos y telas de miles de colores.

 

Tengo un taller muy pequeño donde coso todas y cada una de las prendas que luce una etiqueta de Agüita, y el marido más maravilloso del mundo, que siempre me apoya, llueva, truene o vea acercarse las nubes más oscuras de mi cielo. Ahí está siempre él, ofreciendo su tiempo y la mejor de sus sonrisas. Sin él Agüita no seguiría viva. GRACIAS.

 

Y ahí están ustedes, mis clientas, seguidoras y amigas. Mi segunda familia. GRACIAS, gracias por confiar en mí, por tener paciencia. por ser agradecidas, por ese Marketing boca a boca que me regaláis con tanto amor, por estar ahí, incondicionales, por dejarme ser parte de vuestra familia. ¡LAS AMO! 

 

Patricia

(Diseñadora)